Buenas prácticas CSS

Lo reconozco. Soy un maniático, un neurótico y estoy obsesionado con le orden. Correcto. Pero es que realmente veo los beneficios que me aporta en mi trabajo esta manera de hacer las cosas, y por eso es que ésta guía de buenas prácticas CSS me ha tocado :)

Más allá de entrar en aspéctos técnicos de los CSS, entra en la estructuración y manera de afrontar proyectos con CSS, para que no sea un infierno que el dia de mañana alguien tenga que lidiar con los CSS y hacer una media de 4 scrolls para cambiar una propiedad con ciertas garantías de éxito.

Aquí me habia enrollado filosóficamente, pero amenizo, que para dar la chapa está nuestro buen amigo zárate.

Tengo que aclarar (para que no me coman los locos por el peso en kb de las hojas de estilo o fanáticos del rendimiento) que en este post prima la legibilidad sobre cualquier otra cosa, pero que para aquellos proyectos donde el peso del archivo es crítico (digamos un portal con millones de visitas que se traduce en un ancho de transferencia interesante) siempre nos quedarán herramientas que a la hora de publicar permiten eliminar comentarios y comprimir las mismas. Pero en esos casos se debería mantener un fichero para trabajo, y una versión optimizada para producción.

Además viene acompañado de un buen puñado de links ahondando en el tema como éstos: