En ocasiones veo… ídolos!

Navegando por un blog al cual no sé ni como he llegado, me he topado con este vídeo, y no me he podido resistir a postearlo. Muchas veces lo comento con amigos… la manía que tiene la gente de poner en un altar a las personas por unos méritos que si se analizan fríamente no tienen prácticamente valor (pongo un ejemplo fácil: futbolistas, tenistas, golfistas….), pero por Dios, ¿es para tanto darle bien a una bolita? ¿Qué nos aporta a los demás? y señores, todos somos igual de gañanes, no nos engañemos.

Igual algunos los disimulan mejor, otros prefieren no exteriorizarlo, otros lo cubren con dinero y con disfraces…, pero el tiempo da la razón cuando se analiza la especie humana, y se ve de qué estamos hechos, o cuando un grupo de gente variada se enfrenta a una situación realmente crítica.

En el mundo del desarrollo web, no es nada raro encontrar nombres que hacen más que las personas a las que representan. No se me olvida el comentario que nos hizo un chico que atendió en el Adobe Live de 2007 a la charla que dimos sobre Flash Lite Raúl y un servidor:

Ha sido una charla fantástica, y además es increíble ver lo cercanos que sois en la realidad

Pero por favor, ¿a qué tenemos acostumbrada a la gente para que puedan pronunciar semejantes frases? Espero que este video le guste especialmente a Andrés, un tipo normal, y que no por ello deja de ser un experto en la web y lo mejor de todo, un buen amigo. En él se cita a un antiguo amigo suyo como podemos intuir aquí, o aquí y aquí también.