Proverbios de programación

Proverbios de programación

Siempre me hacen mucha gracia este tipo de post y ésto que he encontrado navegando no ha sido menos.

De los 10 consejos o proverbios, hago algunas consideraciones que personalmente me parecen singnificativas.

  • No seas taaaaaaan vago, por esforzarte en mejorar algo que simplemente funciona, pude que te estés ahorrando bastante tiempo en el futuro (como ejemplo: una buena validación de tipos en un formulario, ayuda inmensamente a luchar contra las inyecciones de código).
  • No sigas siendo taaaaaaan vago, si aprendes algo nuevo, quizás no solo te sirva para mejorar lo que ibas a realizar con lo que ya sabías sino que además puede que en el futuro te vuelva a sacar de un apuro. Y por si fuera poco, aumentas tu conocimiento. Podrás vacilar a tu compañero
  • Cuidado con las grietas, con el tiempo y las inclemencias pueden tumbar la casa. Esto viene muy a cuento del punto 2 y 4 del artículo, y muy relacionado con este post de Joan Garnet.
  • No escurras el bulto, si revisando un código detectas algo que en su día no viste (o no era tuyo), pero merece la pena cambiarlo, valora tu tiempo y si compensa mejóralo. Si no compensa, anótalo por si algún día lo puedes afrontar (de ilusiones sabéis quien vive no??)
  • Piensa. Analiza. Vuelve a pensar. Vuelve a analizar. Dibuja lo que piensas. Haz un diagrama. Analiza lo que has dibujado. Piensa. Cuando estés harto, puede que sea hora de comenzar a programar. Esto cada día es más claro, con la experiencia te das cuenta de la cantidad de tiempo que puedes ahorrarte si antes de escribir una sola línea miras bien a lo que te enfrentas. Personalmente me ayudan muchísimo diagramas de flujo, de relaciones entre clases y listado de métodos de esas enfrentados. Siempre en papel.
  • Y finalmente…. No me vuelvas a ser vago! La misma filosofía no siempre es válida para cosas diferentes. Hay que estar dispuesto a aprender siempre, aunque esa antigua técnica siempre de resultado. Cuanto más y variado sepas, más sencillo será encontrar soluciones más óptimas a los problemas. Al principio puede retrasarte, pero en el futuro será un aliado.