Motivación vs Conocimiento

Muchas veces cuando hablo con responsables de proyectos de empresas de mayor tamaño, me doy cuenta de que existe un gran probelma generalizado, consecuencia de la sociedad en la que vivimos, de los valores con los que nos conformamos, y que hay una GRAN OPORTUNIDAD ahi fuera para que la gente que realmente vale encuentre un buen trabajo.

Son dos almas gemelas que se buscan, pero no se encuentran fácilmente.

La fórmula de validez de una persona tiene muchos factores, y muy variados, al menos a la que yo he ido llegando con el paso del tiempo. Está claro que en un trabajo técnico como es el mundo de la web, existe un alto componente en cuanto a capacidades y conocimientos, no obstante hay una base que existe en CUALQUIER trabajo, que es fundamental para que esas capacidades y conocimientos compensen. Las capacidades son en cierta medida innatas, los conocimientos NO. Y la base de la que hablo, es una cuestión de educación, donde las etapas anteriores de la vida antes de llegar al mundo laboral son fundamentales para obtener una PERSONA, con mayúsculas y todas las letras.

Son tiempos difíciles, donde la palabra pierde valor, la preocupación por tratar de hacer las cosas bien se va reduciendo, el interés por intentar ser mejor haciendo lo que se hace desaparece, el tomarse un proyecto como algo propio, un reto, una responsabilidad no sólo con el cliente sino con el resto de compañeros del trabajo. Parece ser que con dejar pasar los días es suficiente, ir cerrando proyectos y cobrando para tirar para adelante. Qué lástima, toda esa gente se pierde el poder disfrutar de un trabajo, que hoy en día tal y como están las cosas tiene doble valor.

Desde mi punto de vista, que por fortuna o por desgracia (hoy en día creo que por fortuna) es bastante amplio (gestión, diseño, programación, comercial…) , os dejo aquí los ingredientes que veo (y una gran cantidad de responsables de proyectos con los que tengo el gusto de charlar frecuentemente) para obtener un buen profesional:

  • 1 cucharada de orgullo (para ser autocrítico con su propia mierda, que todos la tenemos y ponerse nervioso solo de que otros la vean)
  • 1/2 kilo de responsabilidad (para asumir lo que le toca y parte de lo que le toca a los demás)
  • 1 vaso de atención (para poner su interés donde se necesita)
  • 200 grs. de rebeldía (para ser capaz de pelear por una mejora o un cambio, y proponer cosas nuevas)
  • 1 cucharada de fidelidad (a las personas y a tus principios, por Paco)
  • 40 pellizcos de ambición (para no caer en la rutina y no estancarse)
  • 5 kilos de interés
  • 5 kilos de educación
  • 10 kilos de respeto

El conocimiento se adquiere. Y la capacidad se mejora con el entrenamiento.

Y no son solo palabras, en nuestra empresa no hay ni una sola persona que haya entrado con los conocimientos necesarios para desempeñar con el 100% de garantías el trabajo que ahora lleva a cabo. Incluido yo mismo, por supuesto. Y aun así, la fórmula funciona.