Sácale partido a la crisis

Pues he tenido 3 días para descansar, lo cual significa darle vueltas a mi cabeza. Además de poder conocer a más de 40 miembros de mi familia a los que no conocía, me he dedicado a pensar en [Q], en la evolución que ha tenido y en otros asuntos de tipo empresarial, necesitaba unos días tranquilos para tener tiempo de analizar unas cuantas cosas, y ahora toca escribirlas (siempre se aclaran mucho las cosas al ponerlas por escrito… os lo recomiendo).

Let’s go.

Crisis.
(Del lat. crisis, y este del gr. κρίσις)
1. f. Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente.
2. f. Mutación importante en el desarrollo de otros procesos, ya de orden físico, ya históricos o espirituales.
3. f. Situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese.
4. f. Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes.
5. f. Juicio que se hace de algo después de haberlo examinado cuidadosamente.
6. f. Escasez, carestía.
7. f. Situación dificultosa o complicada.

~ ministerial.
1. f. Situación en que se encuentra un ministerio desde el momento en que uno o varios de sus individuos han presentado la dimisión de sus cargos, hasta aquel en que se nombran las personas que han de sustituirlos.

En este caso, y visto lo que nos dice la RAE de esta palabra, creo que los periodistas usan la palabra con total exactitud, aunque la gente puede que no vea más allá del significado al que se la asocia comunmente.

Ninguna de las definiciones anteriores dice de manera absoluta que sea “negativo”. Las consecuencias pueden ser negativas, las motivaciones pueden ser negativas, pero en todo caso, siempre se deja lugar a una oportunidad de cambio, y por tanto de mejora, incluso cuando se habla de escasez o carestía, ya que sin duda la escasez depende en que bando te sitúe puede ser una auténtica oportunidad.

Y es que viene la crisis, o al menos eso es lo que todo el mundo espera, y en épocas de crisis hay que estar “avispados” para sobrevivir, y la mejor manera de salir adelante en cualquier situación de crisis es con astucia, ingenio. Asi que toca pensar, darle al “coco” y tratar de encontrarle el lado positivo a un posible descenso notable de trabajo.

Siempre he tenido algo en la cabeza (de hecho de ahí surgió el segundo proyecto emprendedor que tengo junto a Jorge y Ramón (y su mujer)), que ha sido la de orientar parte del desarrollo a un producto en vez de a un servicio. La web es en cierta forma desagradecida, por mucho que evolucionas, haces módulos que puedes reutilizar, y te preparas las cosas para que un nuevo proyecto web sea más llevadero, cada cliente es un mundo, cada proyecto lo es aún más y una grandísima cantidad de veces partes desde cero. Y eso… cansa, además de que no es nada sostenible, y no te cuento en tiempos de crisis…

Muchos encuentran la solución creando extensiones, componentes, temas para diferentes aplicaciones… o incluso plantillas web. La filosofía es aplastantemente mejor: crea 1 vez y cobra muchas (que bien suena…) Evidentemente el éxito se basa en la calidad del producto… o en cómo lo sepas vender… pero está ahi, y una vez hecho en muchos casos con una inversión de tiempo pequeña, vas manteniéndolo vivo y recogiendo sus frutos. Baja el precio pero aumentan las ventas, y si te lo montas bien, hasta puedes ir manteniendo la estructura de forma continuada para todos los clientes igual, con lo que finalizas reduciendo trabajo, y aumentando rendimiento.

Pues ahí nos llegamos, seguramente con cosas más evolucionadas, pero básicamente el mismo origen existencial. En [Q] tenemos un montón de proyectos en la cabeza, aplicados a diferentes campos, pero todos con un denominador común, que es el de crear algo con sabor a “producto”.

Soy un optimista, y estoy convencido que si el/los año/s que vienen son duros, tendremos recursos para dar batalla, e incluso estaría por afirmar que será un nuevo empujón hacia nuevas vías de negocio. Personalmente tengo unas ganas inmensas de poner a andar la casi totalidad de ellos, y si viene la crisis… saldremos de dudas… y que nos quiten lo bailao.