Se me lengua la traba

Lo sé, aquí parece que sólo escribe éste señor. Pero hay que ponerle freno para que luego no diga que esto no funciona si no ponemos todos nuestro granito. Networking colaborativo lo llamán…o algo.

Yo venía hoy a quejarme de lo fácil que es caer en la tentación de emplear tecnicismos en una conversación y que da lugar al fenómeno “barrera de contención”. ¿Cómo? ¿No sabéis la teoría de la barrera de contención?

La teoría de la barrera de contención expone que en una conversación (escrita o hablada) relativa a un proyecto entre dos o más sujetos, siempre habrá uno de ellos con una verborrea más que notoria. Bla, bla, bla… Curiosamente y casi con total probabilidad, dicho sujeto dispondrá en su haber de menores conocimientos sobre la materia que el/los otro/s sujeto/s.

¿Dónde está la contención diréis? Pues en no reirse en su cara. Hay que ser huevón para pensar que por “hablar mejor” vas a pensar que darás la impresión de saber más.

Y es que, señores, yo necesito un briefing, no un braifin. Y si alguien se contradice, no es porque se contrae.

Ay señor, que tenga que decir yo esto que salí del instituto ayer como el que dice…