Emprendedor

Retomamos nuestros palabros, y ha querido el destino que en unos cuantos días pasados haya rondado por mi cabeza repetidas veces el tema del emprendimiento, o lo que para muchos es lo mismo de como hipotecar tu vida por un sueño personal e intransferible. Ha ayudado sin duda la conversación con Javi, que casi siempre terminamos por los mismos derroteros, y luego porque el mismo Javi me ha mandado un interesante link a un blog que merece la pena pegar un ojo.

Para comenzar, nada mejor que tirar de nuestro análisis sistemático de palabros, recurrir a la RAE, y ver qué significa esto de ser “emprendedor”.

1. (adj.) Que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas.

Bueno parece que si nos sentimos engañados, es por falta de cultura general, porque la definición está clara, a menos que seamos algo como lo que ya analizamos una vez en este rinconcito. Y si nos vamos a la acción misma, todavía nos lo pone más clarinete:

(Del lat. in, en, y prendĕre, coger).
1. tr. Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.
2. tr. coloq. Acometer a alguien para importunarlo, reprenderlo, suplicarlo o reñir con él. Juan la emprendió CON Luis. El joven la emprendió A golpes.
3. tr. ant. Prender fuego. Era u. t. c. prnl.

~la para un sitio.
1. loc. verb. coloq. Tomar el camino con resolución de llegar a un punto.

Probablemente en los matices de la última frase sea donde muchos emprendedores de los que habla el artículo mencionado se diluyen, se desgastan o se queman. Es vital para emprender conocer el punto al que quieres llegar, y tener la resolución y el convencimiento personal de que puedes llegar. Quizás por el camino las cosas cambien y el objetivo final evolucione, pero el inicio ha de ser firme y claro.

Un final de año, es un buen momento para parar, descansar un poco, analizar y pensar si los años que dura tu aventura la has disfrutado, y sobre todo si estás más cerca del objetivo, frente a lo que puedes estar contento, o en caso contrario buscar soluciones. Pero nunca rendirte.

¡Feliz 2010, y que los reyes os traigan muchos ánimos para la batalla!

Y como reza la cabecera del blog antes mencionado, palabras de Neruda:
“Muere lentamente quien no viaja, quien se transforma en esclavo del hábito, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño.”