Meme: ¿una buena idea se vende sola?

Un electroduende flashero me ha pasado este meme, y recojo el testigo, delicado, todo sea dicho, y con mucha miga, pero eso es precisamente lo interesante del asunto.

Seguir leyendo…

El ojo derecho es mio y no puedo hacer nada por evitarlo

Por favor señores, es cierto que con mis ojos veo cosas, y que gracias a Dios puede que tenga cierta capacidad para reproducirlas… perdónenme y estaré agradecido porque el doctor que me atendió en el parto no le paso una receta a mi madre con el canon correspondiente…

Seguir leyendo…

¿Cueces o enriqueces?

Señores, hoy he tenido una revelación. He visto cosas que jamás creeríais que existen, mundos en los que no hay políticos corruptos y en los que no existe el spam. Y también he visto macarrones. Sí, macarrones.

Supongamos que tienes un cliente al que le empiezan a sonar las tripas. Él, adorador que es de la buena y tradicional pasta italiana, te pide un plato de macarrones con el que saciar su apetito. Y tú sabes que un comensal satisfecho es un comensal que repite. Por tanto le informas de tu buena labor cocinera. Narras que una buena ración de macarrones a la parmesana, preparados con mimo y esmero, transportarán sus papilas gustativas más allá donde el Avecrem jamás ha llegado.

Nuestro querido y futuro consumidor no tarda en babear y comienza a frotarse el abdomen ante lo que se avecina. Pero la felicidad se torna en consternación cuando descubre horrorizado que dicho manjar le va a suponer un desembolso que no termina de entender. Pero si son unos macarrones!

La jornada concluye con un cliente agridulce que se ha quedado con hambre tras haber degustado un buen plato de macarrones cocidos y recalentados en microondas. A un precio bastante más ajustado, eso sí. Quiza la próxima vez debiera pensar seriamente si el ahorro es un beneficio o no. Y que vivan los macarrones!

El buen diseño es el que se puede tocar

A mí no me engañan. Que si era de la información, siglo veintiuno, nuevas tecnologías, web 2.0… no, no, no. A mí me va lo gráfico, lo print. Es que no hay color entre ver una web acabada (por muy bonita que sea) y tocar algo sacado de la imprenta!

Ahhh el tacto. ¿Cuántos habéis pasado el dedo por encima de un barniz UVI? ¿Cuántos habéis “acunado” un DVD que tiene la portada realizada con impresión lenticular? ¿Cuántas huellas habéis dejado en esa carpeta impresa con laminado en brillo? Y qué digo tacto! Olfato! Oler los catálogos recién impresos porque todavía te puede embriagar el tufillo de la tinta!

Todo esto viene a cuento porque hace poquito que hemos hecho en el estudio nuestro calendario para el 2009. Todo un homenaje gráfico al bueno de Joseba Elorza. Y verlo en la pantalla lo único que hace es que segregues baba en grandes cantidades, esperando poder verlo impreso.

Lo sé, soy una…print victim. Pero a mucha honra!

Sácale partido a la crisis

Pues he tenido 3 días para descansar, lo cual significa darle vueltas a mi cabeza. Además de poder conocer a más de 40 miembros de mi familia a los que no conocía, me he dedicado a pensar en [Q], en la evolución que ha tenido y en otros asuntos de tipo empresarial, necesitaba unos días tranquilos para tener tiempo de analizar unas cuantas cosas, y ahora toca escribirlas (siempre se aclaran mucho las cosas al ponerlas por escrito… os lo recomiendo).

Let’s go.

Seguir leyendo…

Se me lengua la traba

Lo sé, aquí parece que sólo escribe éste señor. Pero hay que ponerle freno para que luego no diga que esto no funciona si no ponemos todos nuestro granito. Networking colaborativo lo llamán…o algo.

Yo venía hoy a quejarme de lo fácil que es caer en la tentación de emplear tecnicismos en una conversación y que da lugar al fenómeno “barrera de contención”. ¿Cómo? ¿No sabéis la teoría de la barrera de contención?

La teoría de la barrera de contención expone que en una conversación (escrita o hablada) relativa a un proyecto entre dos o más sujetos, siempre habrá uno de ellos con una verborrea más que notoria. Bla, bla, bla… Curiosamente y casi con total probabilidad, dicho sujeto dispondrá en su haber de menores conocimientos sobre la materia que el/los otro/s sujeto/s.

¿Dónde está la contención diréis? Pues en no reirse en su cara. Hay que ser huevón para pensar que por “hablar mejor” vas a pensar que darás la impresión de saber más.

Y es que, señores, yo necesito un briefing, no un braifin. Y si alguien se contradice, no es porque se contrae.

Ay señor, que tenga que decir yo esto que salí del instituto ayer como el que dice…

Motivación vs Conocimiento

Muchas veces cuando hablo con responsables de proyectos de empresas de mayor tamaño, me doy cuenta de que existe un gran probelma generalizado, consecuencia de la sociedad en la que vivimos, de los valores con los que nos conformamos, y que hay una GRAN OPORTUNIDAD ahi fuera para que la gente que realmente vale encuentre un buen trabajo.

Son dos almas gemelas que se buscan, pero no se encuentran fácilmente.

La fórmula de validez de una persona tiene muchos factores, y muy variados, al menos a la que yo he ido llegando con el paso del tiempo. Está claro que en un trabajo técnico como es el mundo de la web, existe un alto componente en cuanto a capacidades y conocimientos, no obstante hay una base que existe en CUALQUIER trabajo, que es fundamental para que esas capacidades y conocimientos compensen. Las capacidades son en cierta medida innatas, los conocimientos NO. Y la base de la que hablo, es una cuestión de educación, donde las etapas anteriores de la vida antes de llegar al mundo laboral son fundamentales para obtener una PERSONA, con mayúsculas y todas las letras.

Seguir leyendo…

Proverbios de programación

Proverbios de programación

Siempre me hacen mucha gracia este tipo de post y ésto que he encontrado navegando no ha sido menos.

De los 10 consejos o proverbios, hago algunas consideraciones que personalmente me parecen singnificativas.

Seguir leyendo…

Al César lo que es del César

Vengo utilizando este huequecito dentro de la gran Q para dar rienda suelta a mis lloriqueos y sinstentidos diseñísticos. Y esta vez no va a ser menos. Hoy pongo el ojo en los de mi especie, los disainers. Pero dentro de este grupo hay un pequeño cúmulo de personajes que realmente me molestan. Y son los que sufren de portafolitis.

La portafolitis es la enfermedad que acusan aquellos diseñadores que engrosan en su portfolio grandes marcas de productos o empresas para las que han hecho algo, pero sin decir el qué. Trabajar para Nokia o para Nike es marvelous y ponerlo en el portfolio todavía más.

Pero pobre iluso, es posible que tu labor se haya limitado a animar un par de banners del que te han pasado toda la creatividad, story y demás. O quizá te hayas encargado de maquetarles su último microsite (que básicamente era un flash que tenías que incrustar en html).

No quiero desmerecer estas actividades pues son igual de necesarias que otras similares. Lo que me revienta es no detallar tu labor real dentro del trabajo. Es una total falta de honestidad y de compañerismo con la que únicamente demuestras que de primeras, ya estás mintiendo ocultando información a esos posibles futuros clientes que ven en tu portfolio esos nombres tan rimbombantes. Amig@, así no se va a ninguna parte. Be honest, my friend. Créeme que así te irá mucho mejor. Quizá tu portfolio no tenga unos clientes tan bonitos, pero al menos ganará en integridad y honestidad. Y eso vale más que Nokia y Nike juntos.

La cruda realidad

Lo he visto en nomeva (hola Luis!), y no he podido resistirme… Puede extrapolarse fácilmente “jefe” por “cliente” :)